Los días sin mí

Tú que te mueres de rabia por dentro.
Tú que por las noches lloras en silencio.
Tú que lamentas los días que pasan, las noches te amargan, los días sin mí.

Tú que guardabas el agua y el viento
Tú que quieres controlar todo el tiempo
Tú que me has dado alegría y lamento, el amor y el sexo que no te pedí.

Ahora el “Tú” ya no existe y menos mal que al final
me dejaste como un perro solito, en la calle, sin ropa y sin pan.
Pagando sólo la hipoteca, que el banco por poco me niega,
que sepas me acuesto en el centro de tu Pikolín.

A mí que me sobran abrazos y besos.
A mí, que no quiero tu ropa y tu pan.
Yo, que te daba el agua y el viento, ahora te odio y te miento, de sexo ni hablar.

Ahora el “Tú” ya no existe y menos mal que al final
me dejaste como un perro solito, en la calle, sin ropa y sin pan.
Pagando sólo la hipoteca, que el banco por poco me niega,
que sepas me acuesto en el centro de tu Pikolín.

Cierra tus puertas, abre las ventanas, deja que el aire ventile tu amor.
Itxi ateak, ireki leihoak, zure bihotza ventila Txekó.
Tanca les portes, obre les finestres, deixa que l’aire vetili el teu cor.

Energía positiva en tu buzón

Sólo buen rollo en tu email

Redes Sociales

También nos estimulamos aquí

X